Portada del dirario Meridiano
Martes 23 de Mayo de 2017

Los Especialistas

Basta con los pelotazos intencionales

11 Jueves | 3:16 pm

¿Soy el único que siente que no se puede hacer nada en un juego de béisbol? Si pegas un cuadrangular, y celebras— ¿por qué no hacerlo?, le estás “faltando el respeto” al lanzador. Si un bateador se acerca mucho al plato, está “invadiendo el espacio” del pitcher. O, la mejor de todas, no puedes pisar el montículo porque es el “hábitat natural” del serpentinero. Todas esas acciones serán respondidas con un pelotazo, últimamente, cerca de la cabeza.

¿Cuál es el motivo para acciones tan retrógradas? He intentado encontrar una respuesta en colegas, lanzadores, instructores y ninguna de ellas me lleva a aceptar que la agresión es una respuesta aceptable a una acción normal de juego.

Es momento para que la Major League Baseball empiece a tomar acciones al respecto. En lugar de estar tomando medidas para que el juego sea más rápido, estipule las acciones necesarias para evitar esas conductas o una desgracia que cada vez está más cerca de ocurrir.

Las palabras de Salvador Pérez demuestran por qué la liga necesitar encontrar una solución de inmediato. El careta fue impactado por una recta de 96 millas de un Chris Archer que, en su opinión, tenía la firme intención de agredirlo. “Estaba molesto. Sabía que me iba a golpear porque tenía dos sencillos contra él”. O sea, estamos en una etapa donde el bateador sabe que lo van golpear por hacer su trabajo. Peor todavía, ya se está viendo como algo normal.

Otra situación con el mismo resultado. Hace unas semanas, Manny Machado lastimó a Dustin Pedroia por un deslizamiento que no pareció agresivo y que todos los lanzadores de los Medias Rojas de Boston sintieron la obligación de conseguir justicia por su medio. Eduardo Rodríguez intentó golpear en la rodilla del antesalista, Matt Barnes prefirió apuntar a la cabeza y Chris Sale quiso lastimar la parte baja de su físico; ninguno lo consiguió. ¿Lesionar a Machado iba a provocar que la recuperación de Pedroia fuera más rápida? ¿O sacarlo de acción es la única forma para sentir “igualdad”?

Varios encuentros después, y cuando la raíz del “problema” ya se había olvidado, Kevin Gausman le dio un pelotazo a Xander Bogaerts para “defender” a Manny Machado. Fue en ese momento cuando el árbitro principal expulsó al lanzador y parece que todo quedó resuelto.

Es cierto que hay bateadores que rompen códigos y merecen algún tipo de castigo; un pelotazo no puede ser respuesta. En otros deportes hay sanciones por conductas antideportivas, en las Grandes Ligas también podrían adoptarlas para esos incomodos “perreos”, celebraciones excesivas o faltas de respeto que sean claramente detectadas y no inventadas como excusas para hacer daño.

Tampoco vengan como un “método de intimidación”. Rich Gossage usaba su bigote, Bob Gibson la mirada y Nolan Ryan la velocidad de su recta para generar incomodidad a los bateadores rivales. Todos ellos se convirtieron en leyendas del montículo sin la necesidad de convertir los encuentros en una masacre entre los dos equipos.

¿Esperamos que un jugador pierda la vida? O que una carrera se termine por un acto inmaduro que busca un objetivo que todavía no logro entender. Llegó el momento que Rob Manfred se dé cuenta que esto se convirtió en un problema y que necesita solución rápido.

No vengan con ese comentario que usan los lanzadores para esconder su criminal acción: “No fue intencional. Quería lanzar adentro nada más”. Es bastante claro cuando hay deseos de hacer daño y MLB perfectamente pueden encontrar la forma para eliminar esto.

Suspensiones ejemplarizantes o tocar el bolsillo del agresor podrían ser medidas a considerar por MLB, pero con entender que esto se convirtió en problema ya sería un motivo para sentirse contento.

O quizás no hay ningún problema y este aficionado del béisbol está exagerando. Mis redes sociales están a disposición para conocer otras opiniones. 

Pitcheo de Venezuela será mejor de lo pensado

8 Miercoles | 1:19 pm

Sí, tener a Carlos Carrasco, la versión legendaria de Félix Hernández u otro nombre que falte sería el escenario indicado. Pero a pesar de todo, tengo la firmeza que Venezuela tiene mejor pitcheo de lo que todo el mundo piensa.

Ya se conocen los 28 jugadores, y aunque el talento ofensiva es claro dominados, los aficionados han expresado su preocupación por “poco material” que tendrá Omar Vizquel en sus serpentineros. ¿Pero es tan cierto ese pensamiento? Los números dicen otra cosa.

Primero hay que dejar en claro un factor importante. El Clásico Mundial es un torneo con infinidades de limitaciones, por lo que contar con Clayton Kershaw, Sandy Koufax o Cy Young, no tiene el mismo valor de las Grandes Ligas, porque seguramente los podrás usar solamente 4 o 5 entradas. Es mejor contar con versatilidad y profundidad.

No hay mucho que decir sobre Félix Hernández. Es cierto que ha tenido problemas físicos y de rendimiento que han afectado sus estadísticas, pero ¿a quién no le gustaría tenerlo como su primer abridor? Saludable y en buenas condiciones, Venezuela no tiene nada que envidiarles a otros As de rotación.

El resto de iniciadores, mismo que genera un sinfín de dudas, cuenta con lanzadores experimentados y que tienen roles importantes en el mejor béisbol del mundo. Tanto Jhoulys Chacín y Martín Pérez son parte de rotaciones de Grandes Ligas; Yusmeiro Petit, a pesar de ser agente libre en la actualidad, ha demostrado constantemente que puede cumplir en cualquier rol que le asignen y José Álvarez, con su 4.01 de efectividad vitalicia en las Mayores, son una gran opción para relevos largos.

Vizquel, junto al del resto del cuerpo técnico, puede combinar herramientas para conseguir ceros en el marcador. Félix Hernández junto a Jhoulys Chacín o Yusmeiro Petit podría ser una combinación que entregue varias entradas de calidad ante el complicado Puerto Rico.

Martín Pérez, juntándose con José Álvarez, Omar Bencomo Jr. o Wilfredo Ledezma, también son cartas que pueden laborar múltiples entradas. Si alguno falla, hay brazos que pueden venir desde el bullpen para frenar a la alineación rival y recorrer gran parte del juego.

El relevo también ha recibido golpes y críticas en la previa del torneo, pero ¿Es tan malo así? Comandado por Francisco Rodríguez, uno de los cerradores más exitosos en las Grandes Ligas y que viene de salvar 44 juegos en 2016, no parece haber muchos inconvenientes.

El octavo episodio parece quedar en manos de Bruce Rondón, que quizás no genere mucha confianza por sus problemas del pasado, pero sus estadísticas en 2016 demuestran lo contrario. El diestro, que mantiene una de las rectas más poderosas del juego, dejó efectividad de 2.97, con 11.1 ponches cada 9 entradas y limitó a los rivales a un microscópico .181 en la zafra anterior.

Jeanmar Gómez, que tuvo éxito como cerrador con Filis; Silvino Bracho, que ya tiene experiencia en Grandes Ligas con Cascabeles o Deolis Guerra, que brilló con los Angelinos, le dan herramientas de sobra a Omar Vizquel para salir del séptimo episodios sin dolores de cabeza.

Además, hay un nombre que aparece en la lista de 28 jugadores, y aunque no sea conocido, sus números demuestran que es un lanzador de gran nivel. Robert Suárez, que hace vida en el competitivo béisbol japonés, viene de una temporada con efectividad de 3.19 con un promedio de 10.7 ponches cada 9 entradas con los Fukuoka Softbank Hawks. Puede ser otra variante para el séptimo o venir en situaciones cuando se necesite un ponche urgente.

Para encontrar los que puedan retirar a bateadores zurdos, el cuerpo técnico se encargó de buscar en lo más profundo de distintas ligas para suplantar a Luis Avilán. ¿Lo habrá logrado?

José Alvarado, un brazo que puede llegar a las 100 millas por hora—sorprendió al cuerpo técnico en los entrenamientos de Miami, dejó efectividad de 2.51 contra zurdos en clase A avanzada. Por su parte, José Castillo es uno de los lanzadores más prometedores en el país y que dejó una buena impresión con Magallanes.

Asimismo, Wilfredo Ledezma será el experimentado del grupo y que puede tener múltiples roles. Durante toda su carrera, ha demostrado que puede retirar a bateadores zurdos, pero ahora se ha convertido en un lanzador versátil que también puede abrir juegos y ser relevista largo.

Es obvio que el pitcheo de Venezuela contrasta con el bateo, pero es un poco injusto comparar con una sección que tiene un triple coronado, múltiples campeonatos de bateo, numerosos bates de plata y un talento que pocas veces se ha visto en una selección.

Pero eso tampoco quiere decir que sea un cuerpo de lanzadores malos. El equipo de Omar Vizquel tiene las herramientas necesarias para controlar o darle la oportunidad a la ofensiva de superar al rival.

 Seguramente no tendrá la mejor efectividad colectiva del torneo o vayan a ser automáticos, pero hay lo suficiente para competir.

Pero aunque utilice todas las estadísticas existentes, solamente el resultado determinará si los lanzadores cumplieron o no.

¿Juego de Estrellas o Míster Simpatía?

12 Martes | 3:44 pm

César Sequera Ramos

Desde hace tiempo los Juegos de Estrellas se convirtieron en meros concursos de popularidad. Bajo el argumento que es un espectáculo para los aficionados, el Clásico de Mitad de Temporada dejó de premiar a los jugadores con mejor rendimiento y solamente lleva a los miembros de los equipos con fanaticada más activa en las redes sociales.

Si solo se tratara de un encuentro de exhibición, no tendría ningún problema que los roster estén llenos de los jugadores famosos. Los aficionados gozarían y fueran felices de pagar el costoso boleto de entrada que tanto aman en MLB.

Pero no es así. El Juego de las Estrellas ha adquirido suma importancia. De ahí sale la Liga que comenzará la Serie Mundial como local, y para un enfrentamiento que define algo tan importante, necesita tener los mejores jugadores en el campo. Sin importar su fama o seguidores en Instagram.

Que alguien me explique cómo Addison Russell fue el campocorto titular de la Liga Nacional ¿Tengo que llamar “estrella” a alguien que promedia .237 en 83 encuentros? Aledmys Díaz, Corey Seager, Brandon Crawford y hasta Jonathan Villar era una mejor opción.

O explíquenme cómo Wilson Ramos no fue abridor. Es primero en promedio (.330), cuadrangulares (13), remolcadas (48), OBP (.382), Slugging (.536) y OPS (.918) entre los receptores del circuito nuevo, pero hay alguien que recibió más votos que él. Como si tuviera la culpa que en Washington haya prioridades más allá de estar todo el día frente al computador seleccionando nombres.

¿Quieren otro caso? Resulta que, Daniel Murphy, jugador que es primero en promedio (.348), inatrapables (117); segundo en remolcadas (66), dobles (25), slugging (.598) y tercero en OBP (.988) en TODA LA NACIONAL, comenzará desde el banco porque la campaña en Chicago fue más efectiva y Ben Zobrist se convirtió en un rockstar.

¿En serio? Estuvimos cerca de ver que la Liga Nacional fueran puros jugadores de los Cachorros de Chicago. Y no es la primera vez que sucede. El año pasado nos dieron una advertencia, cuando los Reales de Kansas City llenaronel equipo de la Liga Americana y hasta Omar Infante pedía que votaran por otro.

Foto AP

¿Soluciones? Todo parte del sentido que le quieren dar al juego. Si “es un espectáculo para los fanáticos”, perfecto. Que sean ellos los que escojan a los jugadores, pero que el resultado no afecte el resto de la temporada. Después veremos quién abre la Serie Mundial en casa.

Estilo NBA, donde es una fiesta de volcadas, triples y jugadas impresionantes. Todos saben que verán un juego que casi “amistoso”, sin intensidad y lleno de las celebridades que aman los aficionados.

Pero si se desea que el Juego de las Estrellas tenga mayor atractivo en lo deportivo, hay que hacer cambio. Que sean los mánager los que seleccionen la plantilla completa. Después de todo, son ellos los que usarán las piezas que consideren necesarias para ganar, y si toman una decisión sumamente “controvertida”, tendrán que hacerse cargo y dar una explicación convincente.

Hay que hacer un ajuste en la forma de seleccionar los jugadores. ¿Este no es el evento que usamos para medir el chance de ir al Salón de la Fama? “Pedro Pérez debe ir a Cooperstown porque fue 12 veces All-Star“. Con el sistema actual, ya eso no quiere decir que es bueno, sino que su organización tiene un gran equipo de publicidad.

José Fernández: Una sonrisa que solo la muerte pudo borrar

26 Lunes | 12:06 pm

“Te diré algo que ya sabes: El mundo no es puro sol y arcoíris. Es un lugar cruel y malintencionado, y no importa que tan fuerte seas, te derrotará hasta tenerte de rodillas y te mantendrá ahí si se lo permites”, es una de las frases más icónicas en la película “Rocky Balboa” y que perfectamente puede explicar la vida de José Fernández; sobre todo su trágico final.

El estelar lanzador de los Marlins de Miami, y que perdió la vida en un accidente marítimo, entregó vivencias de sobra para escribir una novela cargada de drama. Con 14 años fue apresado junto a criminales regulares al ser capturado en un intento de deserción. Se tuvo que lanzar al mar para rescatar a su madre en otro de sus escapes y hasta vio cómo una operación Tommy John frenaba su impresionante arremetida en las Grandes Ligas.

Pero ninguno de esos momentos opacó la principal carta de presentación que tenía José Fernández: Su Sonrisa. Todas las imágenes que se encuentran dando vuelta en las redes sociales presentan al fallecido lanzador desplegando alegría y disfrutando del béisbol, lo único que le daba la motivación necesaria para afrontar las épocas difíciles antes mencionadas.

Fotos AP

Por eso es tan grande la tristeza que sentimos los amantes de este deporte. No solo perdemos un talento como pocos, sino una persona que nos hacía creer que todo tiene un final feliz cuando se trabaja fuerte y se mantiene positivo.

Como perfectamente explicó Felo Ramírez, mítico narrador de los Marlins: “Era simpático, cordial, acogedor, y eso era lo mejor de él”. El también cubano creo un vínculo especial con José Fernández y detectó una persona que entregaría muchas cosas a las Grandes Ligas, dentro y fuera del terreno.

Además, se marcha extremadamente temprano y cuando parecía que todo empezaba a mejorar en su vida. Estaba en vías de convertirse en padre, y más allá de ser uno de los candidatos a quedarse con el Cy Young de la temporada, era el inicio de una trayectoria cargada de éxitos que aliviarían sus pesares de la adolescencia.

Pero no fue así. Una cruel pasada del destino borró la línea ascendente de un maravilloso lanzador, los planes de un joven de 24 años y una sonrisa que ya era imagen de las Grandes Ligas.

Ichiro es más que sus 3.000 hits

8 Lunes | 12:42 pm

En unos años, cuando Ichiro Susuki se coloque su gorra de los Marineros de Seattle para ingresar al Salón de la Fama, todos recordaremos la cantidad de inatrapables o el dominio que tuvo en las Grandes Ligas. Pero el legado de Ichiro va más allá. Es una leyenda dentro y fuera del terreno.

Olviden sus promedios, marcas o el hecho que puede ser el mejor bateador de todos los tiempos. Es un atleta en todo sentido, y aunque nadie le pidió que lo fuera, un modelo a seguir para cualquier generación.

En unas Grandes Ligas donde abundan los egos, polémicas y la sobrevaloración, el japonés se ha encargado de refrescar el béisbol con su forma de ser. No hay nada que empañe la carrera de un Ichiro que siempre se ha mantenido alejado de los problemas y produciendo temporada tras temporada.

Hace algunas semanas, los Marlins tenían una serie de 3 encuentros en casa. Todos esperaban que Ichiro estuviera en la alineación en todos los juegos para conseguir la marca ante los aficionados de Miami, pero Don Mattingly no lo alineó en ninguno de los juegos. ¿Algún comentario negativo de Susuki? Ninguno.

Una leyenda que en ese momento tenía 2.998 inatrapables y que todavía mantiene un altísimo nivel, fue relegado al banco y utilizado como corredor emergente en la novena entrada. ¿Generó polémica por redes sociales? Negativo. Se mantuvo esperando su oportunidad con una buena actitud.

Muestra perfecta fueron sus primeras palabras luego de conectar su inatrapable 3.000. “Cuando vi a mis compañeros salir, lo felices que estaban, y la emoción de los aficionados, fue muy poderoso”, comentó Ichiro a MLB. “No se trata de lo que conseguí, es sobre mis compañeros y mis fanáticos”.

Gracias Ichiro por recordarnos que los deportistas también pueden ser humildes. Sí se puede mantener ese nivel estelar fuera del campo.

Ese comentario trillado de “No quiero que me recuerden como un buen jugador sino como una buena persona”, sí la puede decir el nipón. Después de todo, si existiera un Salón de la Fama humano, Ichiro estaría en él.

MLB debe evitar que haya otro caso Dee Gordon

2 Jueves | 9:05 am

Sí, la MLB ha conseguido un gran  avance con el tema del dopaje en respecto a años anteriores, pero con lo sucedido últimamente, debo decir que no es suficiente. Llegó el momento que la MLB se reúna, busca nuevas opciones y apriete la mano antes que todo se salga de control.

¿Pero cuál es la causa para usar unas palabas con tono tan urgente? Después de todo, se siguen atrapando a los infractores y se está limpiando el juego. Sí, es verdad, pero el caso de Dee Gordon se puede convertir en una epidemia y es necesario controlarlo antes que se reproduzca.

Explico. El segunda base de los Marlins de Miami fue castigado por 80 encuentros sin derecho a sueldo por consumir testosterona exógena y clostebol, sustancias que se encuentran prohibidas porque mejoran el rendimiento deportivo.

¡Excelente! Quién viole el reglamento debe ser castigado, pero la justicia llega después de haber conseguido uncampeonato de bateo, un título de bases robadas,  Guante de Oro y un Bate de Plata. No quiero decir que todo eso lo consiguió solamente por estar dopado, pero esos reconocimientos le permitieron un contrato DE CINCO AÑOS A CAMBIO DE 50 MILLONES DE DÓLARES completamente asegurados.

Con la suspensión, Gordon dejará de ganar aproximadamente 1.65 millones; 48.35 todavía le quedarán disponibles para ayudar a su familia, gustos personales y asegurar el futuro de muchas generaciones más.

Como perfectamente explica el periodista Bob Nightengale en su reportaje para USA Today: “¿Por qué Dee Gordon consume esteroides? O una pregunta mejor: ¿Por qué no lo haría?”. En ese trabajo, el periodista conversa con uno de los amigos cercanos al jugador de los Marlins y la respuesta fácilmente la puedes encontrar en un guion escrito por Quentin Tarantino.

“Piénsenlo, por qué Dee [Gordon] no correría ese riesgo”, asegura el “compañero” de Gordon al reportero. “¿Y qué que lo hayan atrapado? Su imagen recibió un golpe, pero todavía tiene 50 millones en el banco para hacerse cargo de toda su vida”.

¿En serio? Si esa afirmación llega tan rápido a una persona que no hace vida en esta disciplina, cómo estará la mente de ese joven de bajos recursos que se encuentran en las menores pasando trabajo y que tiene la responsabilidad de mantener a sus padres, hijos, novia-esposa.

"El fin justifica los medios", encaja perfectamente en este escenario y lo lamentable es puede repetirse si no pisa el freno de mano. MLB es tu turno de actuar.

¿Qué puede hacer la MLB?

Dar la oportunidad que el equipo cancele un contrato, puede ser un arma de doble filo y una tentación a pensar mal. Imaginen que se apruebe esa condición. A los Dodgers de Los Ángeles les encantaría que Carl Crawford. “accidentalmente” diera positivo en un examen antidoping para deshacerse de incomodo acuerdo que le entrega 21 millones de dólares por dos años más.

¿Suspenderlo de por vida al primer positivo? Quizás, pero sería un riesgo extremadamente para un evento que cada vez genera más dinero gracias a las estrellas. ¿Imaginan una liga sin Bryce Harper o Clayton Kershaw porque cometieron un descuido?

Una respuesta posible puede estar en el periodo de la suspensión. ¿Te atraparon dopado?, estás fuera un año (De calendario) completamente alejado de los diamantes, sin derecho a sueldo y con una multa considerable a cancelar. Habrá que preguntarle al amigo de Dee Gordon si vale la pena correr el riesgo sabiendo que puedes perder 10 millones de dólares en lugar de 1.65.

Si te agarran por segunda vez, ahí sí fuera de por vida. “Todos nos podemos equivocar”, es un refrán completamente cierto, pero que no puedes usarlo para una segunda o tercera oportunidad.

El caso es que lo sucedido con Dee Gordon debe marcar un precedente. Sería irresponsable asegurar que su positivo en las pruebas antidoping era parte de un plan maquiavélico para conseguir un gran contrato, pero bien lo dice su amigo “vale la pena” ¿o dirán que no? 

¡Felicitaciones Yankees! Finalmente cambiaron su mentalidad

4 Jueves | 3:15 pm

César Sequera Ramos ||@CSequera11

¡Al fin! Los Yankees de Nueva York cambiaron esa mentalidad “millonaria” y solo nos queda felicitarlos por eso. Sé que es difícil de dirigir para sus aficionados, pero esa ideología de gastar escandalosas cantidades de dinero en jugadores estrellas quedó obsoleta y está demostrado que no entrega los resultados del pasado. Los Reales y Gigantes así lo demostraron.

En el mercado de cambios en las Grandes Ligas se pudo observar que los tiempos han cambiado en los despachos de los Yankees. Contaban con la mejor dupla de relevistas de todo el béisbol (Chapman-Miller), y en lugar de mantenerlos por cantidad exorbitantes de dinero, prefirieron cambiarlos por jugadores jóvenes. No es broma. Los mulos salieron de estrellas para acumular talento por desarrollar.

Pero lejos de criticarlos, parece una decisión sumamente acertada de Brian Cashman. Los Yankees se habían convertido en un equipo lento, vetusto, tedioso y poco atractivo, pero con un par de movimientos, han pasado a ser una de las organizaciones con mayor proyección.

Con la llegada de Gleyber Tórres, Clint Frazier, Justus Shffield y Dillon Tate, los mulos han pasado a tener una de las “granjas” con mayor talento en todas las Grandes Ligas. Para MLB, es la segunda mejor, luego que era consideraba una de las peores antes de comenzar la presente temporada.

Sí, es cierto que esas “joyas” no garantizan nada. Pero los contratos de Mark Texeira, Alex Rodríguez, Brian McCann, Jacoby Ellsbury, y compañía, ¿qué resultado dieron? Polémicas, pérdidas y críticas con suficientes razones.

Mientras que ahora se les abre un abanico de oportunidades enorme. Puede tener un poco de paciencia desarrollando el talento de esos prospectos, después de todo, sus años dorados llegaron a jugadores formados en casa.

Derek Jeter, Bernie Williams, Jorge Posada, Mariano Rivero y Paul O'Neill fueron formados en casa y deberían volver a ese pensamiento. El primer paso lo dieron y todo los amantes del béisbol se los agradecen.

César Sequera

Scout de Grada

Nació en Caracas el 13 de noviembre de 1990 en una familia con claros intereses deportivos. El béisbol siempre estuvo presente en su alrededor, llegando los conocimientos y la pasión necesaria para convertirse en una carrera.

Por eso, el periodismo fue la elección para prepararse profesionalmente. Y luego de haberse formado en la UCSAR, Meridiano.com.ve le abrió las puertas para encargarse de la fuente de béisbol Grandes Ligas y venezolano.

César Sequera

Scout de Grada

Nació en Caracas el 13 de noviembre de 1990 en una familia con claros intereses deportivos. El béisbol siempre estuvo presente en su alrededor, llegando los conocimientos y la pasión necesaria para convertirse en una carrera.

Por eso, el periodismo fue la elección para prepararse profesionalmente. Y luego de haberse formado en la UCSAR, Meridiano.com.ve le abrió las puertas para encargarse de la fuente de béisbol Grandes Ligas y venezolano.

Basta con los pelotazos intencionales

11 Jueves | 3:16 pm

¿Soy el único que siente que no se puede hacer nada en un juego de béisbol? Si pegas un cuadrangular, y celebras— ¿por qué no hacerlo?, le estás “faltando el respeto” al lanzador. Si un bateador se acerca mucho al plato, está “invadiendo el espacio” del pitcher. O, la mejor de todas, no puedes pisar el montículo porque es el “hábitat natural” del serpentinero. Todas esas acciones serán respondidas con un pelotazo, últimamente, cerca de la cabeza.

¿Cuál es el motivo para acciones tan retrógradas? He intentado encontrar una respuesta en colegas, lanzadores, instructores y ninguna de ellas me lleva a aceptar que la agresión es una respuesta aceptable a una acción normal de juego.

Es momento para que la Major League Baseball empiece a tomar acciones al respecto. En lugar de estar tomando medidas para que el juego sea más rápido, estipule las acciones necesarias para evitar esas conductas o una desgracia que cada vez está más cerca de ocurrir.

Las palabras de Salvador Pérez demuestran por qué la liga necesitar encontrar una solución de inmediato. El careta fue impactado por una recta de 96 millas de un Chris Archer que, en su opinión, tenía la firme intención de agredirlo. “Estaba molesto. Sabía que me iba a golpear porque tenía dos sencillos contra él”. O sea, estamos en una etapa donde el bateador sabe que lo van golpear por hacer su trabajo. Peor todavía, ya se está viendo como algo normal.

Otra situación con el mismo resultado. Hace unas semanas, Manny Machado lastimó a Dustin Pedroia por un deslizamiento que no pareció agresivo y que todos los lanzadores de los Medias Rojas de Boston sintieron la obligación de conseguir justicia por su medio. Eduardo Rodríguez intentó golpear en la rodilla del antesalista, Matt Barnes prefirió apuntar a la cabeza y Chris Sale quiso lastimar la parte baja de su físico; ninguno lo consiguió. ¿Lesionar a Machado iba a provocar que la recuperación de Pedroia fuera más rápida? ¿O sacarlo de acción es la única forma para sentir “igualdad”?

Varios encuentros después, y cuando la raíz del “problema” ya se había olvidado, Kevin Gausman le dio un pelotazo a Xander Bogaerts para “defender” a Manny Machado. Fue en ese momento cuando el árbitro principal expulsó al lanzador y parece que todo quedó resuelto.

Es cierto que hay bateadores que rompen códigos y merecen algún tipo de castigo; un pelotazo no puede ser respuesta. En otros deportes hay sanciones por conductas antideportivas, en las Grandes Ligas también podrían adoptarlas para esos incomodos “perreos”, celebraciones excesivas o faltas de respeto que sean claramente detectadas y no inventadas como excusas para hacer daño.

Tampoco vengan como un “método de intimidación”. Rich Gossage usaba su bigote, Bob Gibson la mirada y Nolan Ryan la velocidad de su recta para generar incomodidad a los bateadores rivales. Todos ellos se convirtieron en leyendas del montículo sin la necesidad de convertir los encuentros en una masacre entre los dos equipos.

¿Esperamos que un jugador pierda la vida? O que una carrera se termine por un acto inmaduro que busca un objetivo que todavía no logro entender. Llegó el momento que Rob Manfred se dé cuenta que esto se convirtió en un problema y que necesita solución rápido.

No vengan con ese comentario que usan los lanzadores para esconder su criminal acción: “No fue intencional. Quería lanzar adentro nada más”. Es bastante claro cuando hay deseos de hacer daño y MLB perfectamente pueden encontrar la forma para eliminar esto.

Suspensiones ejemplarizantes o tocar el bolsillo del agresor podrían ser medidas a considerar por MLB, pero con entender que esto se convirtió en problema ya sería un motivo para sentirse contento.

O quizás no hay ningún problema y este aficionado del béisbol está exagerando. Mis redes sociales están a disposición para conocer otras opiniones. 

Pitcheo de Venezuela será mejor de lo pensado

8 Miercoles | 1:19 pm

Sí, tener a Carlos Carrasco, la versión legendaria de Félix Hernández u otro nombre que falte sería el escenario indicado. Pero a pesar de todo, tengo la firmeza que Venezuela tiene mejor pitcheo de lo que todo el mundo piensa.

Ya se conocen los 28 jugadores, y aunque el talento ofensiva es claro dominados, los aficionados han expresado su preocupación por “poco material” que tendrá Omar Vizquel en sus serpentineros. ¿Pero es tan cierto ese pensamiento? Los números dicen otra cosa.

Primero hay que dejar en claro un factor importante. El Clásico Mundial es un torneo con infinidades de limitaciones, por lo que contar con Clayton Kershaw, Sandy Koufax o Cy Young, no tiene el mismo valor de las Grandes Ligas, porque seguramente los podrás usar solamente 4 o 5 entradas. Es mejor contar con versatilidad y profundidad.

No hay mucho que decir sobre Félix Hernández. Es cierto que ha tenido problemas físicos y de rendimiento que han afectado sus estadísticas, pero ¿a quién no le gustaría tenerlo como su primer abridor? Saludable y en buenas condiciones, Venezuela no tiene nada que envidiarles a otros As de rotación.

El resto de iniciadores, mismo que genera un sinfín de dudas, cuenta con lanzadores experimentados y que tienen roles importantes en el mejor béisbol del mundo. Tanto Jhoulys Chacín y Martín Pérez son parte de rotaciones de Grandes Ligas; Yusmeiro Petit, a pesar de ser agente libre en la actualidad, ha demostrado constantemente que puede cumplir en cualquier rol que le asignen y José Álvarez, con su 4.01 de efectividad vitalicia en las Mayores, son una gran opción para relevos largos.

Vizquel, junto al del resto del cuerpo técnico, puede combinar herramientas para conseguir ceros en el marcador. Félix Hernández junto a Jhoulys Chacín o Yusmeiro Petit podría ser una combinación que entregue varias entradas de calidad ante el complicado Puerto Rico.

Martín Pérez, juntándose con José Álvarez, Omar Bencomo Jr. o Wilfredo Ledezma, también son cartas que pueden laborar múltiples entradas. Si alguno falla, hay brazos que pueden venir desde el bullpen para frenar a la alineación rival y recorrer gran parte del juego.

El relevo también ha recibido golpes y críticas en la previa del torneo, pero ¿Es tan malo así? Comandado por Francisco Rodríguez, uno de los cerradores más exitosos en las Grandes Ligas y que viene de salvar 44 juegos en 2016, no parece haber muchos inconvenientes.

El octavo episodio parece quedar en manos de Bruce Rondón, que quizás no genere mucha confianza por sus problemas del pasado, pero sus estadísticas en 2016 demuestran lo contrario. El diestro, que mantiene una de las rectas más poderosas del juego, dejó efectividad de 2.97, con 11.1 ponches cada 9 entradas y limitó a los rivales a un microscópico .181 en la zafra anterior.

Jeanmar Gómez, que tuvo éxito como cerrador con Filis; Silvino Bracho, que ya tiene experiencia en Grandes Ligas con Cascabeles o Deolis Guerra, que brilló con los Angelinos, le dan herramientas de sobra a Omar Vizquel para salir del séptimo episodios sin dolores de cabeza.

Además, hay un nombre que aparece en la lista de 28 jugadores, y aunque no sea conocido, sus números demuestran que es un lanzador de gran nivel. Robert Suárez, que hace vida en el competitivo béisbol japonés, viene de una temporada con efectividad de 3.19 con un promedio de 10.7 ponches cada 9 entradas con los Fukuoka Softbank Hawks. Puede ser otra variante para el séptimo o venir en situaciones cuando se necesite un ponche urgente.

Para encontrar los que puedan retirar a bateadores zurdos, el cuerpo técnico se encargó de buscar en lo más profundo de distintas ligas para suplantar a Luis Avilán. ¿Lo habrá logrado?

José Alvarado, un brazo que puede llegar a las 100 millas por hora—sorprendió al cuerpo técnico en los entrenamientos de Miami, dejó efectividad de 2.51 contra zurdos en clase A avanzada. Por su parte, José Castillo es uno de los lanzadores más prometedores en el país y que dejó una buena impresión con Magallanes.

Asimismo, Wilfredo Ledezma será el experimentado del grupo y que puede tener múltiples roles. Durante toda su carrera, ha demostrado que puede retirar a bateadores zurdos, pero ahora se ha convertido en un lanzador versátil que también puede abrir juegos y ser relevista largo.

Es obvio que el pitcheo de Venezuela contrasta con el bateo, pero es un poco injusto comparar con una sección que tiene un triple coronado, múltiples campeonatos de bateo, numerosos bates de plata y un talento que pocas veces se ha visto en una selección.

Pero eso tampoco quiere decir que sea un cuerpo de lanzadores malos. El equipo de Omar Vizquel tiene las herramientas necesarias para controlar o darle la oportunidad a la ofensiva de superar al rival.

 Seguramente no tendrá la mejor efectividad colectiva del torneo o vayan a ser automáticos, pero hay lo suficiente para competir.

Pero aunque utilice todas las estadísticas existentes, solamente el resultado determinará si los lanzadores cumplieron o no.

¿Juego de Estrellas o Míster Simpatía?

12 Martes | 3:44 pm

César Sequera Ramos

Desde hace tiempo los Juegos de Estrellas se convirtieron en meros concursos de popularidad. Bajo el argumento que es un espectáculo para los aficionados, el Clásico de Mitad de Temporada dejó de premiar a los jugadores con mejor rendimiento y solamente lleva a los miembros de los equipos con fanaticada más activa en las redes sociales.

Si solo se tratara de un encuentro de exhibición, no tendría ningún problema que los roster estén llenos de los jugadores famosos. Los aficionados gozarían y fueran felices de pagar el costoso boleto de entrada que tanto aman en MLB.

Pero no es así. El Juego de las Estrellas ha adquirido suma importancia. De ahí sale la Liga que comenzará la Serie Mundial como local, y para un enfrentamiento que define algo tan importante, necesita tener los mejores jugadores en el campo. Sin importar su fama o seguidores en Instagram.

Que alguien me explique cómo Addison Russell fue el campocorto titular de la Liga Nacional ¿Tengo que llamar “estrella” a alguien que promedia .237 en 83 encuentros? Aledmys Díaz, Corey Seager, Brandon Crawford y hasta Jonathan Villar era una mejor opción.

O explíquenme cómo Wilson Ramos no fue abridor. Es primero en promedio (.330), cuadrangulares (13), remolcadas (48), OBP (.382), Slugging (.536) y OPS (.918) entre los receptores del circuito nuevo, pero hay alguien que recibió más votos que él. Como si tuviera la culpa que en Washington haya prioridades más allá de estar todo el día frente al computador seleccionando nombres.

¿Quieren otro caso? Resulta que, Daniel Murphy, jugador que es primero en promedio (.348), inatrapables (117); segundo en remolcadas (66), dobles (25), slugging (.598) y tercero en OBP (.988) en TODA LA NACIONAL, comenzará desde el banco porque la campaña en Chicago fue más efectiva y Ben Zobrist se convirtió en un rockstar.

¿En serio? Estuvimos cerca de ver que la Liga Nacional fueran puros jugadores de los Cachorros de Chicago. Y no es la primera vez que sucede. El año pasado nos dieron una advertencia, cuando los Reales de Kansas City llenaronel equipo de la Liga Americana y hasta Omar Infante pedía que votaran por otro.

Foto AP

¿Soluciones? Todo parte del sentido que le quieren dar al juego. Si “es un espectáculo para los fanáticos”, perfecto. Que sean ellos los que escojan a los jugadores, pero que el resultado no afecte el resto de la temporada. Después veremos quién abre la Serie Mundial en casa.

Estilo NBA, donde es una fiesta de volcadas, triples y jugadas impresionantes. Todos saben que verán un juego que casi “amistoso”, sin intensidad y lleno de las celebridades que aman los aficionados.

Pero si se desea que el Juego de las Estrellas tenga mayor atractivo en lo deportivo, hay que hacer cambio. Que sean los mánager los que seleccionen la plantilla completa. Después de todo, son ellos los que usarán las piezas que consideren necesarias para ganar, y si toman una decisión sumamente “controvertida”, tendrán que hacerse cargo y dar una explicación convincente.

Hay que hacer un ajuste en la forma de seleccionar los jugadores. ¿Este no es el evento que usamos para medir el chance de ir al Salón de la Fama? “Pedro Pérez debe ir a Cooperstown porque fue 12 veces All-Star“. Con el sistema actual, ya eso no quiere decir que es bueno, sino que su organización tiene un gran equipo de publicidad.

José Fernández: Una sonrisa que solo la muerte pudo borrar

26 Lunes | 12:06 pm

“Te diré algo que ya sabes: El mundo no es puro sol y arcoíris. Es un lugar cruel y malintencionado, y no importa que tan fuerte seas, te derrotará hasta tenerte de rodillas y te mantendrá ahí si se lo permites”, es una de las frases más icónicas en la película “Rocky Balboa” y que perfectamente puede explicar la vida de José Fernández; sobre todo su trágico final.

El estelar lanzador de los Marlins de Miami, y que perdió la vida en un accidente marítimo, entregó vivencias de sobra para escribir una novela cargada de drama. Con 14 años fue apresado junto a criminales regulares al ser capturado en un intento de deserción. Se tuvo que lanzar al mar para rescatar a su madre en otro de sus escapes y hasta vio cómo una operación Tommy John frenaba su impresionante arremetida en las Grandes Ligas.

Pero ninguno de esos momentos opacó la principal carta de presentación que tenía José Fernández: Su Sonrisa. Todas las imágenes que se encuentran dando vuelta en las redes sociales presentan al fallecido lanzador desplegando alegría y disfrutando del béisbol, lo único que le daba la motivación necesaria para afrontar las épocas difíciles antes mencionadas.

Fotos AP

Por eso es tan grande la tristeza que sentimos los amantes de este deporte. No solo perdemos un talento como pocos, sino una persona que nos hacía creer que todo tiene un final feliz cuando se trabaja fuerte y se mantiene positivo.

Como perfectamente explicó Felo Ramírez, mítico narrador de los Marlins: “Era simpático, cordial, acogedor, y eso era lo mejor de él”. El también cubano creo un vínculo especial con José Fernández y detectó una persona que entregaría muchas cosas a las Grandes Ligas, dentro y fuera del terreno.

Además, se marcha extremadamente temprano y cuando parecía que todo empezaba a mejorar en su vida. Estaba en vías de convertirse en padre, y más allá de ser uno de los candidatos a quedarse con el Cy Young de la temporada, era el inicio de una trayectoria cargada de éxitos que aliviarían sus pesares de la adolescencia.

Pero no fue así. Una cruel pasada del destino borró la línea ascendente de un maravilloso lanzador, los planes de un joven de 24 años y una sonrisa que ya era imagen de las Grandes Ligas.

Ichiro es más que sus 3.000 hits

8 Lunes | 12:42 pm

En unos años, cuando Ichiro Susuki se coloque su gorra de los Marineros de Seattle para ingresar al Salón de la Fama, todos recordaremos la cantidad de inatrapables o el dominio que tuvo en las Grandes Ligas. Pero el legado de Ichiro va más allá. Es una leyenda dentro y fuera del terreno.

Olviden sus promedios, marcas o el hecho que puede ser el mejor bateador de todos los tiempos. Es un atleta en todo sentido, y aunque nadie le pidió que lo fuera, un modelo a seguir para cualquier generación.

En unas Grandes Ligas donde abundan los egos, polémicas y la sobrevaloración, el japonés se ha encargado de refrescar el béisbol con su forma de ser. No hay nada que empañe la carrera de un Ichiro que siempre se ha mantenido alejado de los problemas y produciendo temporada tras temporada.

Hace algunas semanas, los Marlins tenían una serie de 3 encuentros en casa. Todos esperaban que Ichiro estuviera en la alineación en todos los juegos para conseguir la marca ante los aficionados de Miami, pero Don Mattingly no lo alineó en ninguno de los juegos. ¿Algún comentario negativo de Susuki? Ninguno.

Una leyenda que en ese momento tenía 2.998 inatrapables y que todavía mantiene un altísimo nivel, fue relegado al banco y utilizado como corredor emergente en la novena entrada. ¿Generó polémica por redes sociales? Negativo. Se mantuvo esperando su oportunidad con una buena actitud.

Muestra perfecta fueron sus primeras palabras luego de conectar su inatrapable 3.000. “Cuando vi a mis compañeros salir, lo felices que estaban, y la emoción de los aficionados, fue muy poderoso”, comentó Ichiro a MLB. “No se trata de lo que conseguí, es sobre mis compañeros y mis fanáticos”.

Gracias Ichiro por recordarnos que los deportistas también pueden ser humildes. Sí se puede mantener ese nivel estelar fuera del campo.

Ese comentario trillado de “No quiero que me recuerden como un buen jugador sino como una buena persona”, sí la puede decir el nipón. Después de todo, si existiera un Salón de la Fama humano, Ichiro estaría en él.

MLB debe evitar que haya otro caso Dee Gordon

2 Jueves | 9:05 am

Sí, la MLB ha conseguido un gran  avance con el tema del dopaje en respecto a años anteriores, pero con lo sucedido últimamente, debo decir que no es suficiente. Llegó el momento que la MLB se reúna, busca nuevas opciones y apriete la mano antes que todo se salga de control.

¿Pero cuál es la causa para usar unas palabas con tono tan urgente? Después de todo, se siguen atrapando a los infractores y se está limpiando el juego. Sí, es verdad, pero el caso de Dee Gordon se puede convertir en una epidemia y es necesario controlarlo antes que se reproduzca.

Explico. El segunda base de los Marlins de Miami fue castigado por 80 encuentros sin derecho a sueldo por consumir testosterona exógena y clostebol, sustancias que se encuentran prohibidas porque mejoran el rendimiento deportivo.

¡Excelente! Quién viole el reglamento debe ser castigado, pero la justicia llega después de haber conseguido uncampeonato de bateo, un título de bases robadas,  Guante de Oro y un Bate de Plata. No quiero decir que todo eso lo consiguió solamente por estar dopado, pero esos reconocimientos le permitieron un contrato DE CINCO AÑOS A CAMBIO DE 50 MILLONES DE DÓLARES completamente asegurados.

Con la suspensión, Gordon dejará de ganar aproximadamente 1.65 millones; 48.35 todavía le quedarán disponibles para ayudar a su familia, gustos personales y asegurar el futuro de muchas generaciones más.

Como perfectamente explica el periodista Bob Nightengale en su reportaje para USA Today: “¿Por qué Dee Gordon consume esteroides? O una pregunta mejor: ¿Por qué no lo haría?”. En ese trabajo, el periodista conversa con uno de los amigos cercanos al jugador de los Marlins y la respuesta fácilmente la puedes encontrar en un guion escrito por Quentin Tarantino.

“Piénsenlo, por qué Dee [Gordon] no correría ese riesgo”, asegura el “compañero” de Gordon al reportero. “¿Y qué que lo hayan atrapado? Su imagen recibió un golpe, pero todavía tiene 50 millones en el banco para hacerse cargo de toda su vida”.

¿En serio? Si esa afirmación llega tan rápido a una persona que no hace vida en esta disciplina, cómo estará la mente de ese joven de bajos recursos que se encuentran en las menores pasando trabajo y que tiene la responsabilidad de mantener a sus padres, hijos, novia-esposa.

"El fin justifica los medios", encaja perfectamente en este escenario y lo lamentable es puede repetirse si no pisa el freno de mano. MLB es tu turno de actuar.

¿Qué puede hacer la MLB?

Dar la oportunidad que el equipo cancele un contrato, puede ser un arma de doble filo y una tentación a pensar mal. Imaginen que se apruebe esa condición. A los Dodgers de Los Ángeles les encantaría que Carl Crawford. “accidentalmente” diera positivo en un examen antidoping para deshacerse de incomodo acuerdo que le entrega 21 millones de dólares por dos años más.

¿Suspenderlo de por vida al primer positivo? Quizás, pero sería un riesgo extremadamente para un evento que cada vez genera más dinero gracias a las estrellas. ¿Imaginan una liga sin Bryce Harper o Clayton Kershaw porque cometieron un descuido?

Una respuesta posible puede estar en el periodo de la suspensión. ¿Te atraparon dopado?, estás fuera un año (De calendario) completamente alejado de los diamantes, sin derecho a sueldo y con una multa considerable a cancelar. Habrá que preguntarle al amigo de Dee Gordon si vale la pena correr el riesgo sabiendo que puedes perder 10 millones de dólares en lugar de 1.65.

Si te agarran por segunda vez, ahí sí fuera de por vida. “Todos nos podemos equivocar”, es un refrán completamente cierto, pero que no puedes usarlo para una segunda o tercera oportunidad.

El caso es que lo sucedido con Dee Gordon debe marcar un precedente. Sería irresponsable asegurar que su positivo en las pruebas antidoping era parte de un plan maquiavélico para conseguir un gran contrato, pero bien lo dice su amigo “vale la pena” ¿o dirán que no? 

¡Felicitaciones Yankees! Finalmente cambiaron su mentalidad

4 Jueves | 3:15 pm

César Sequera Ramos ||@CSequera11

¡Al fin! Los Yankees de Nueva York cambiaron esa mentalidad “millonaria” y solo nos queda felicitarlos por eso. Sé que es difícil de dirigir para sus aficionados, pero esa ideología de gastar escandalosas cantidades de dinero en jugadores estrellas quedó obsoleta y está demostrado que no entrega los resultados del pasado. Los Reales y Gigantes así lo demostraron.

En el mercado de cambios en las Grandes Ligas se pudo observar que los tiempos han cambiado en los despachos de los Yankees. Contaban con la mejor dupla de relevistas de todo el béisbol (Chapman-Miller), y en lugar de mantenerlos por cantidad exorbitantes de dinero, prefirieron cambiarlos por jugadores jóvenes. No es broma. Los mulos salieron de estrellas para acumular talento por desarrollar.

Pero lejos de criticarlos, parece una decisión sumamente acertada de Brian Cashman. Los Yankees se habían convertido en un equipo lento, vetusto, tedioso y poco atractivo, pero con un par de movimientos, han pasado a ser una de las organizaciones con mayor proyección.

Con la llegada de Gleyber Tórres, Clint Frazier, Justus Shffield y Dillon Tate, los mulos han pasado a tener una de las “granjas” con mayor talento en todas las Grandes Ligas. Para MLB, es la segunda mejor, luego que era consideraba una de las peores antes de comenzar la presente temporada.

Sí, es cierto que esas “joyas” no garantizan nada. Pero los contratos de Mark Texeira, Alex Rodríguez, Brian McCann, Jacoby Ellsbury, y compañía, ¿qué resultado dieron? Polémicas, pérdidas y críticas con suficientes razones.

Mientras que ahora se les abre un abanico de oportunidades enorme. Puede tener un poco de paciencia desarrollando el talento de esos prospectos, después de todo, sus años dorados llegaron a jugadores formados en casa.

Derek Jeter, Bernie Williams, Jorge Posada, Mariano Rivero y Paul O'Neill fueron formados en casa y deberían volver a ese pensamiento. El primer paso lo dieron y todo los amantes del béisbol se los agradecen.